Escuela de Cine de Chile | 6 de Junio: Encuentro con Gonzalo Justiniano
Escuela de Cine de Chile. Es Cine, Somos Cine. Instituto Profesional Escuela de Cine de Chile
Escuela, Cine, Escuela de Cine, Estudios Cine, Aprender, Instituto Profesional, Cinematografía, Actuación, Fotografía, Diplomados
3720
post-template-default,single,single-post,postid-3720,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive,elementor-default

6 de Junio: Encuentro con Gonzalo Justiniano

El jueves 6 de Junio tendrá lugar la tercera sesión del Taller Cinematográfico, una serie de encuentros con cineastas presentado por Miguel Littin.

Para ver los anteriores haz click aquí.
El formulario de inscripción se encuentra acá.

Gonzalo Justiniano es director, guionista y productor. Estudia cine en la Universidad de París VIII (Vincennes) y en la Escuela de Cine Louis Lumière, y realiza, paralelamente, algunos documentales. Regresa a Chile como corresponsal extranjero de la Televisión Francesa y algunos canales norteamericanos y comprueba que tanto las luchas de la resistencia como el papel de quienes están comprometidos con la dictadura son menos obvios de lo que se supone desde el mirador del exilio. Graba las protestas contra la dictadura y se adentra en el mundo de la periferia de Santiago, realizando en 1983, por cuenta de la TV francesa, un documental sobre los diez años de la dictadura. En su documental sobre los punks en Chile, Los guerreros pacifistas, realizado en 1984, el reportaje está recorrido por la ironía. Presenta en 1985 su primer largometraje, Los hijos de la guerra fría, una mirada crítica hacia la complicidad de la clase media con la moralidad de la dictadura, retratando a la burguesía de la época a través de la historia de una pasión de una pareja “clásica” de funcionarios de una oficina. La cinta, a pesar de ciertas reservas de la crítica, es acogida con benevolencia en algunos festivales internacionales. Gana el premio Opera Prima en Biarritz, el Forum Award Festival Internacional de Cine de Berlín y el premio al mejor director del Festival de cine de Cartagena.

En 1987 estrena Sussi, su siguiente film, donde cuenta con no mucha fortuna la historia de una mujer recién llegada del campo a la ciudad y su aventura en el intento de ser estrella, empeño en el cual no muestra muchos escrúpulos, participando incluso en una campaña publicitaria nacionalista “para la unidad de la patria”. El film obtuvo un gran éxito de público, entonces Justiniano funda su propia productora, Arca Films, que luego se transforma en Sahara Films. En 1990, ya en democracia, presenta Caluga o menta, que hace olvidar sus experiencias fílmicas anteriores. La película aborda el tema de la juventud marginal, de su mundo desolado y amoral, jóvenes moviéndose en el filo de la navaja, sin esperanza de hacerle el quite al alcohol, la droga y la delincuencia. Sus muchas horas vacías transcurren en medio del tedio en sitios baldíos, secos como desiertos, todos los días son iguales, no divisan ninguna posibilidad de cambio porque son seres sin futuro, sienten que “nunca pasa nada” y “viven una situación de total inmovilidad social y existencial”. Lo de “caluga o menta” es un juego metafórico tras el cual se agazapan las alternativas de “cielo o tierra”, “vida o muerte”, premonitorias del desenlace de la historia. La película recibió el premio al Mejor Director de film latino en el Festival de Cine de Nueva York de 1991. Muy premiada fue su película siguiente, Amnesia, de 1994, que narra el reencuentro de dos hombres, veinte años después de haberse enfrentado en los años de la dictadura. Ellos intentan saldar cuentas pendientes en una sociedad que lucha entre la memoria y el olvido, la justicia interpretada por algunos como venganza, y la reconciliación imposible. Es uno de los mejores films chilenos de la década del 90, y es con justicia galardonado en Trieste, Berlín, La Habana, Huelva y otros festivales internacionales. Es uno de los pocos directores de cine que no se deja tentar por el trabajo en publicidad, y tampoco cede fácilmente a las tentaciones de la televisión, para la cual, sin embargo, dirige entre 1997 y 1998 la miniserie de televisión Historias de Sussi, que procura revivir el éxito de público que obtuvo el film original. En 1999 estrena Tuve un sueño contigo, una historia de traiciones, seducción y peligros, con algunos elementos de thriller; podría ser, según opina un crítico, sólo una comedia erótica –aunque se trate de un “erotismo inmaduro”– si no fuera porque “hay un crimen de por medio”. Sin embargo, el film gana el premio a mejor película iberoamericana en el Festival de San Sebastián. Los componentes de la vida popular, ya presentes en Sussi y Caluga o menta, vuelven con fuerza en El Leyton, estrenada el año 2002, que transcurre en una aldea de pescadores. Pasiones clandestinas, tratadas en tono de comedia, sirven de pretexto para mostrar un mundo popular fácilmente reconocible en la sociedad chilena de inicio de siglo veintiuno. El año 2004 presenta su séptimo largometraje, B-Happy, una de las mejores cintas de su trayectoria, que aborda con intensidad y lucidez la historia de una joven que conoce a su padre tras una diez años de ausencia y que se entera que ésta se debe a que ha estado todo ese tiempo en la cárcel. Cuando la madre muere, el hermano mayor parte y el padre vuelve a desaparecer, la muchacha sale en busca de los suyos y vive un doloroso periplo que la lleva finalmente a la prostitución. Justiniano elude el melodrama y logra introducir al espectador en el mundo de la marginalidad y el desamparo social incitándolo más a la reflexión que a la compasión. Logra un notable apoyo en la sorprendente actuación de la joven debutante Manuela Martelli, quien contribuye no poco al reconocimiento nacional e internacional de la película. Justiniano es el más prolífico de los largometrajistas chilenos de la transición, y fiel a esta laboriosidad, en el 2005 preparaba ya su siguiente película, Alguien ha visto a Lupita, con apoyos en la producción en México y Estados Unidos.

La próxima semana, exhibiremos en la Sala 1 de la Escuela sus películas. Acá les dejamos la programación detallada.

LUNES 3/6- 18.00 Hs Los Hijos de la Guerra Fría, 1986, 73’
Gáspar es un empleado público y Rebeca trabaja en una funeraria quienes reflejan el descontento de una generación que ha sufrido los avatares del Chile de los ’80. A través de ello, el filme explora como la clase media trabajadora sobrevive a tal convulsionado ambiente.
MARTES 4/6- 18:00 Hs Caluga o Menta (El Niki), 1990, 103’

El Niki es un joven delincuente marginal. Desesperanzado, vive en las calles sin pavimentar de una periférica población santiaguina. Su principal ocupación ahí es el ocio. Tiempos muertos y cesantía que lo empujan a buscar la sobrevivencia a través de la ilusión de las drogas y la delincuencia. En una de esas andanzas, conoce el amor a través de Manuela, una mujer proveniente de la clase alta. Tal como Niki, Manuela está harta de su entorno, por lo que juntos buscan la pasión y el desborde sin límites.

MIERCOLES 5/6- 18:00 Hs Amnesia, 1994, 90’

Hace unos años, el soldado Ramírez participó en un crimen, allá en la profundidad del desierto. Asesinatos ordenados por su superior, el cruel oficial Zúñiga. Pasa el tiempo, y un día Ramírez se encuentra con Zúñiga, ahora ambos convertidos en civiles. La casualidad le está dando una chance a la conciencia atormentada del primero para reparar – o vengar – los hechos del pasado. O quizás la oportunidad sea para Zúñiga. Drama pausado y elíptico sobre el perdón, el dolor y la venganza en un sentido más universal que la simple anécdota.

JUEVES 6/6- 18:00 Hs El Leyton, 2002, 90’

Leyton y Modesto son dos pescadores amigos de toda la vida. Leyton es un vividor que disfruta el momento sin complicaciones, especialmente de las mujeres que han sido “descuidadas” por sus maridos, por lo que es el personaje más amado y odiado de la Caleta. Modesto, amigo y confidente de Leyton es su polo opuesto; tranquilo, empeñoso y sin historias de amor. Para sorpresa de todos, Modesto se casa con Marta, una hermosa y tímida muchacha sin mayor experiencia en amor. Marta es acosada por Leyton y comienzan a vivir una aventura que los conducirá a un camino sin retorno.


*La entrada a todas las actividades es liberada y está sujeta a la capacidad de la sala, por favor no dejen de confirmar su asistencia.